ESPACIO-TIEMPO: SU ESPEJO

 

     

En nuestra discusión del vacio físico, mencionamos los conceptos de materia y antimateria. Conviene hacer una pausa e investigar un poco más este fenómeno. Hemos dicho que una partícula es justamente lo opuesto de su antipartícula, pero que las dos son muy parecidas. Consideremos un objeto situado frente a un espejo plano y supongamos que podemos ver el objeto así como su imagen. En apariencia el objeto y su imagen son muy parecidos, pero son inversos el uno de la outra como la mano izquierda lo es de la derecha. La imagen contiene la misma distribuición de luz y color que el objeto, pero en sentido inverso.

Ahora supongamos que hay un objeto con una distribuición de cargas elétricas sobre él, y supongamos que el espejo es de cobre pulido y está conectado a tierra. De nuevo hay imagen ópitca invertida del objeto, pero ahora la imagen tiene una distribuición de carga semejante a la del objeto, sólo que la distribuición está invertida en sígno elétrico. Si hay una concentración de cargas positivas en la parte superior del objeto, habrá una concentración similar de cargas negativas sobre la parte superior de la imagen. En este experimento, el objeto está un poco más cerca de ser igual a su imagen, excepto por la inversión (figura abajo).

Un objeto y su imagen óptica son inversos entre sí en la misma forma en que la mano izquierda lo es de la derecha, y por la inducción elétrica la distribución de carga sobre la imagen tiene los ignos cambiados.

En último caso, el espacio-tiempo constituye una especie de espejo perfecto – uno que refleja todos los aspectos de cada partícula fundamental y al hacerlo así también invierte a cada una. Cada partícula tiene una “reflexión” en este espejo perfecto del espacio-tiempo, y cada propiedad de la partícula está fielmente contenida en su imagen, en un sentido inverso. En este caso, importa poco cuál sea llamado el objeto y cuál la imagen. Son exactamente “semejantes” pero están invertidos en todos los sentidos el uno con respecto a la otra.

Se puede entonces pensar que la naturaleza está compuesta de un vasto número de partículas y de sus correspondientes antipartículas.Estando contenida así, cada una, en el espejo perfecto del espacio-tiempo, pueden hallarse muy distantes entre sí, pero ambas están “en” el espejo.

¿Qué pasa cuando un objeto se acerca a su imagen y “choca” con lla? Podemos retornar al caso de las imágenes ópticas para trazar una analogía. Si observamos una hoja colgante de la rama de un árbol sobre la superficie de una piscina en calma, vemos la hoja y su imagen. Ahora dejemos que la hoja caiga hacia el agua. La imagen y la hoja “chocan” cuando la hoja llega a la superficie del agua. Ambas se desvanecen a medida que la hoja se hunde. En su lugar, una serie de ondas concéntricas se expanden hacia afuera del punto de la colisión.

Esta es una analogía pero muy inadecuada. Cuando una partícula y su antipartícula se combinan en una colisión, ambas se desvanecen completamente, y se producen algunos fotones de radiación eletromagnética o, en algunos casos, se forman piones, que se alejan rápidamente del sitio de la colisión.

Podemos preguntar: ¿Dónde está la imagen particular de este elctrón particular que hay en la punta de mi pluma? ¿Tiene una imagen particular correspondiente y única? Un pensamiento adicional nos recuerda que todos los electrones negativos son idénticos entre sí. Cualquier electrón positivo puede servir como imagen para un electrón negativo y viceversa.

Por consiguiente, todas las propiedades físicas de la materia son en algún sentido reflejadas en el espacio-tiempo, y estas reflexiones constituyen la antimateria. Sin embargo, debemos hacer a un lado una propiedad en la cual lo dicho puede que no se mantenga: la propiedad de estar vivos. La propiedad de la vida aparentemente no es reflejada en el espacio-tiempo, y aunque sea una propiedad perfectamente evidente de muchos objetos, no se puede considerar que la vida esté “en” el espacio-tiempo en el mismo sentido en que las propiedades físicas lo están. No existe evidencia de una “antivida” sino únicamente de la ausencia de vida en casos particulares.

Fontepesquisada: CURSO DE FÍSICA MODERNA. Autores: Virgilio Acosta, Clyde L. Cowan e B. J. Graham. Editora HARLA.

POSTED BY SELETINOF AT 9:10 AM

 

Anúncios

Sobre seletynof

Escola (ensino médio):Colégio Marista Cearense;Faculdade/Universidade: Universidade Federal do Ceará;Curso:Física; Diploma:Pós-Graduação em Física;Profissão:físico e professor; Setor:Científico.

Publicado em 31 de agosto de 2007, em FISICAMATEMATICA. Adicione o link aos favoritos. Deixe um comentário.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: